Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y recopilar información estadística sobre tu navegación. Aceptar

La antigua balsa de riego de Can Cuch se ha reformado para convertirse en la piscina más secreta del Montseny.

Rodeada de bosque y situada en un plano por encima de donde está la masía no se descubre hasta que se llega a ella. Una vez estés allí, las espectaculares vistas le sorprenderán.

Cerca de la piscina aún se conserva la antigua mina de agua del año 1794.